¿Cómo debe ser un logotipo?

Todo logotipo tiene que reunir unas características fundamentales de diseño en la medida de lo posible. Te las exponemos a continuación.

FUNCIONAL

Ante todo un logo tiene que cumplir una función: representar identidad.
Se trata de elegir el diseño más adecuado para cumplir esa función de identidad. Puede ser un diseño muy sencillo o muy elaborado, depende del objetivo, uso y necesidades.

ORIGINAL

Un logotipo debe ser diferente, especial. No podemos tener un logotipo que se parezca al de la competencia, tenemos que diferenciarnos, ser creativos, usar la imaginación. Por otro lado a veces nos interesa que se nos identifique claramente con un sector y usamos elementos de identidad fácilmente reconocibles e implantados, por ejemplo una hoja se relaciona con la ecología, un libro con la cultura, etc.

SIMPLE

Un diseño complejo puede no funcionar correctamente en todos los soportes donde vayamos a utilizarlo. Mantenerlo simple es práctico, es fácil de recordar y de reproducir.

LEGIBLE

El texto de un logo tiene que leerse bien, si el nombre no se entiende o no se distingue bien, nadie sabrá quienes somos ni como buscarnos, o peor aún, confundirnos con otra empresa.

ADAPTABLE

Nuestro logo debe ser adpatable. Es fundamental que pueda utilizarse en distintos soportes como en una web, en las tarjetas de visita, en las redes, etc.. También podemos tener una versión simple y otra extendida en función de las necesidades y usos. Muchas veces utilizaremos solo el símbolo.

ESCALABLE

A la hora de escalar el logo, por ejemplo si lo ponemos en un tamaño pequeño al final de un folio o en un espacio pequeño en una web, su diseño tiene que funcionar bien a ese tamaño, debe verse y leerse bien.

MEMORABLE

Un logotipo debe ser fácil de recordar, por ejemplo por la originalidad del diseño, sus colores, sus formas llamativas, etc. Aquí también entra en juego el nombre de la marca o ‘naming’. Muchas empresas y marcas tienen nombres originales que recordamos con facilidad.

EQUILIBRADO

Es necesario que en el diseño haya equilibrio y jerarquía visual, decidir qué es más importante destacar, elegir una distribución y tamaños correctos, etc. En general se trata de que todo encaje visualmente.

ATRACTIVO

Un logotipo tiene que gustar. Esto no significa que nuestro logotipo tenga que ser una obra de arte, o que necesariamente tenga que ser muy vistoso y elaborado, por lo general las cosas sencillas gustan y funcionan mejor.

COHERENTE CON LA IDENTIDAD

Un logo es identidad. Es el identificador principal por el que se nos va a reconocer. El diseño del mismo tiene que tener sentido dentro del proyecto que estamos realizando. Tenemos que tener en cuenta aspectos fundamentales del proyecto como el objetivo, la promesa, los valores, la personalidad,… para reflejarlo todo en el diseño.

DURADERO

El diseño de nuestro logotipo tiene que funcionar con el paso del tiempo, sobre todo si la aplicación del logotipo en nuestra empresa va a ser compleja o va a suponer una inversión importante, algo que es normal en las grandes empresas. Pero un logo tampoco tiene que ser para siempre. A veces cambiar y optar realizar un diseño totalmente nuevo puede ser una mejora, solucionar problemas o aportar una nueva visión. En cambio optar por un rediseño, manteniendo la esencia del logo anterior, aporta frescura, actualización, motivación y mantiene su identidad reconocible.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies