¿Conoces el primer logotipo de Ford?

Henry Ford no creó el automóvil, pero sí revolucionó la industria creando la línea de montaje y las técnicas de producción en masa.

Así es como el Ford T, creado en 1908, fue el primer coche en reunir las cualidades de manejo sencillo, mantenimiento simple, fácil conducción por carreteras en mal estado y además barato. Estas particularidades hicieron de este coche un éxito inmediato, delineando una nueva era en el mundo del transporte.

Por aquella época, no existía tanta variedad como hoy en día, lo que se fabricaba era lo que se consumía. Una de las frases de Ford muy famosa era “Un cliente puede elegir el color del automóvil que desee, siempre y cuando sea negro”.

Pero ¿por qué eran negros los coches? Cuando se diseña una cadena de montaje, se requiere tener en cuenta en el proceso todos los tiempos y movimientos, para abaratar los costes, el esmalte negro era el que más rápido se secaba, y la rapidez era un factor primordial, aunque también se especula que en aquella época era el más económico.

Recién en 1926, se cambia la regla del color negro, la competencia automotriz era mayor y los avances en los esmaltes habían mejorado.

La historia de Henry Ford es bastante interesante, un hombre que tenía tanto control sobre las cosas que hacía e incluso sobre las personas. Particularmente, hubiera imaginado que había diseñado su primer logo, pero no fue así.
Childe Harold Wills el primer jefe de ingeniería y diseño de la marca, fue quien creó el primer logotipo, aunque más bien fue utilizado en las tarjetas de visitas y publicidades, pero no en los propios coches.

El logotipo era bastante complejo, se leía Ford Motor Co. con la etiqueta de Detroit Michigan en color blanco sobre fondo negro.

En los Ford T, sólo llevaban una placa dorada con la marca Ford con trazos exagerados en la primer y última letra.

La marca encerrada en un óvalo apareció por primera vez en 1912 hasta finales de los años 20. Aunque también 1912, por un corto período se diseñó una especie de triángulo alado, que simbolizaba la velocidad, la ligereza y la estabilidad, pero al final a Ford no le gustó y lo retiraron rápidamente.

El característico óvalo azul apareció en 1927, era algo menos estilizado del actual logo. Desde entonces, el logotipo ha pasado por diversas mejoras sin alterar la idea original de las letras elegantes y el color azul.

Te puede interesar leer:

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies